ESBOZO HISTÓRICO

Históricamente el Periódico Oficial tiene antecedentes que datan de la época de la Colonia, pero en el México independiente del siglo XIX, en el año 1821 -en que se constituye la República-, es cuando surge la figura de lo que será hasta nuestros días el Periódico Oficial, publicándose desde entonces bandos de diversos tamaños.
Como antecedente directo podemos señalar el que el 5 de agosto de 1853 se publica, bajo el número 1 Tomo I, el primer ejemplar del “PERIÓDICO OFICIAL DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE PUEBLA”, siendo Gobernador el General de Brigada Francisco Pérez y Presidente de la República el General de División Antonio López de Santa-Anna, dicha publicación en su primera página señala textualmente  “... para procurar la instrucción del pueblo y para promover los adelantos morales y materiales, que forman el objeto de la administración, esta ha escogido un órgano público y con tal carácter sale a luz EL PERIODICO OFICIAL... Sus redactores... Publicarán con la oportunidad debida todos los decretos del gobierno supremo, así como las órdenes particulares del Estado:... El periódico saldrá los domingos, miércoles y viernes de cada semana con exacta puntualidad, lo que unido a la mejora que se observará desde luego en la parte material de la impresión y al empeño de los redactores en cumplir sus compromisos, hará sin duda que EL PERIODICO OFICIAL si no alcance, se aproxime al grande objeto a que está destinado.- RR.”.
Debido al caos político que en aquellos años imperaba en nuestra patria, la publicación tuvo algunos cambios en su denominación, sin que se cuente con un archivo completo de los ejemplares de esos años, teniendo localizada la publicación del 6 de octubre de 1855 en que apareció con el nombre de “LA RAZÓN”, recuperando su denominación en el año de 1868 que hasta la fecha conserva, año a partir del cual se conservan sus ejemplares encuadernados en tomos semestrales -con faltantes mínimos-, hasta el año de 1993 en que por las carencias materiales y presupuestales no se han podido encuadernar las publicaciones, mismas que deben hacerse en la inmediatez posible.
Esta información viene a constituir una gran riqueza histórica, que es imperante conservar en buenas condiciones, cuyo estudio y consulta sistemática, contribuirá sin duda alguna a fortalecer la vida jurídica del Estado. De los extractos anteriores se deduce claramente que el Periódico Oficial del Estado surge como un órgano que le dará sustento a la vida jurídica del Estado, convirtiéndose en un elemento sine quanon del mismo, en donde se publicarán “todos los decretos del gobierno supremo, así como las órdenes particulares del Estado”.
Sitios
de interés
importante:
La publicación electrónica del periódico oficial sera únicamente para efectos de divulgación, por lo que no afecta la entrada en vigor, ni el contenido oficial de los materiales publicados en formato impreso.